Campo de entrenamiento en Mallorca

El primer rayo de esperanza es para muchos un campo de entrenamiento en que se consigue distancias largas y estímulos intensos más fácilmente cuando el clima es clemente y por el que la forma va a ser de otra calidad que hará falta a partir de la la primera carrera. Ante los ojos de los ciclistas, Mallorca destaca de las destinaciones típicas, y con razón.

POR FAVOR, ¡DANOS TU CONSENTIMIENTO A CARGAR EL SERVICIO DE YOUTUBE!

Utilizamos un servicio tercero para insertar contenidos vídeo. Este servicio puede recopilar datos acerca de sus actividades. Por favor, lee los detalles y da tu consentimiento al uso del servicio para ver este vídeo.

"¡Por fin volver a ganar carreras!"

Ese es mi objetivo para este año. Me llamo Matthias y practico el ciclismo desde joven. Hoy tengo treinta años, estoy en medio de la vida profesional y, desgraciadamente, no recupero la forma tan fácilmente como de alumno o de estudiante. El tiempo es más corto, hay que planificar el entrenamiento mucho mejor y, para ser sincero, en el pasado ya di un esfuerzo más grande en invierno.

Hoy ha cambiado todo. Mi nueva amiga Julia está al menos tan loca por el ciclismo de carretera como yo. Las sesiones de entrenamiento conjuntas en bicicleta llevaban a conocernos mejor y finalmente amarnos. Para animarnos, además nos regalamos de un comodín, es decir de ¡dos bicicletas nuevas y de las mejores! Son bicicletas super ligeras, optimizadas según la aerodinámica y bastante cómodas para pasar días largas en el sillín: la X-LITE SIX y la FOUR DISC de ROSE. Ya estoy añorando hacer las primeras salidas con mi nueva bicicleta a más de cuatro grados y en carreteras secas.

Matthias y Julia Un amanecer en Mallorca

Comenzamos con una vuelta tranquila para aclimatarnos

Nuestro entrenador conjunto nos dio el plan de entrenamiento cuya estructura es la de siempre. De este modo me he entrenado muchas veces en la isla. De febrero a abril, varios grupos de entrenamiento de mi club ciclista se fueron a Mallorca. Cuando era joven ciclista, ya pude ir a hacer kilómetro tras kilómetro bajo el sol balear.
Comenzamos con una vuelta relajada para aclimatarnos y alargamos el tiempo en bicicleta cada día de una hora más. A mediados de la semana hay reposo. Un día que andamos sólo poco para regenerar. Pasamos más tiempo para hacer el entrenamiento básico, pero también nos dieron instrucciones de empujar poco más en la montaña si nos apetece. Hay 20 horas de entrenamiento por delante, y me he planteado disfrutar de cada una de ellas. De todas formas debería hacer buen tiempo.

Campo de entrenamiento Procedimiento ejemplar

Plan de entrenamiento

Hemos alquilado una pequeña finca cerca de Alcudia porque queremos estar sólo con nosotros para atender mejor nuestras propias preferencias en cuanto a la comida. Desde todos los aeropuertos alemanes hemos llegado bien a Mallorca.

Tras una breve parada en el supermercado, nos quedamos asombrados porque nuestro alojamiento no podría ser mejor.

Las bicis están listas

Valió la pena buscar con Airbnb. También estamos aliviados cuando abrimos las maletas en que llevamos las bicicletas, porque ambas bicicletas están perfectamente. Las remonto directamente. Sólo tardó media hora que Julia ya no puede contenerse: "¿Cuándo vamos a hacer la primera vuelta por fin?". No hace falta esconder la risa porque yo tampoco puedo pensar en otra cosa.

Después de un expreso, un plátano y media hora más estamos listos con la buena ropa y los bidones llenos. No puedo esperar más a mostrarle a Julia toda la belleza de la isla. Pues, si vamos hacia el Cap Formentor ahora, descubriremos el punto más septentrional de la isla al atardecer. Un ambiente álgido ya al principio de nuestra estancia.

Hay un carril para bicicletas a lo largo de la bahía de Pollença con vista al mar. Respiramos aire salado y sentimos el sol en la piel a través de la ropa. Una muy nueva sensación a mediados de febrero. De inmediato tenemos la sensación de que las bicicletas son rápidas. Alcanzamos los 30 km/h sin gran esfuerzo y apenas vamos más despacio en la llanura, gracias a una aerodinámica sofisticada y buenos neumáticos. Tras el Port de Pollença, la carretera hacia el Cap va subiendo y abrimos rápidamente la chaqueta cortavientos. Tenemos que contenernos para no excedernos y nos decidimos por un ritmo cómodo.

Ir en bicicleta de carretera nunca ha sido tan fácil e intuitivo para mí

Esta semana todavía habrá muchas oportunidades para dar más presión en el pedal. Encontramos un ritmo común rápidamente y notamos la facilidad con que las ruedas van subiendo, lo que no es de extrañar con los cuadros que pesan menos de 800 gramos. Al cabo de unos minutos llegamos a tener una vista maravillosa de la bahía detrás de nosotros. Hay el primer descenso a nuestros pies y enseguida me siento muy seguro en la X-LITE, como si ya hubiera recorrido innumerables kilómetros sobre ella, aunque es el primer descenso real para mí con esta bicicleta.

A Julia también parece gustarle la bici, porque, con una sonrisa grande en el rostro, está pegada a mi rueda trasera. Lo que es totalmente nuevo para nosotros, son los frenos de disco en ambas ruedas. Basta con un esfuerzo mínimo en la palanca para frenar la rueda delantera y trasera con total fiabilidad. Ir en bicicleta de carretera para mí nunca ha sido tan fácil e intuitivo que en este momento.

En camino del Cap Formentor

Tomar la buena ruta hacia el Cap no es difícil porque simplemente no hay desvíos, pero se caracteriza por subidas y bajadas que cambian constantemente. Uno no debería distraerse, aunque las vistas fantásticas se sucedan literalmente. Y ahí de repente está a la vista, el Far de Formentor. El sol poniente se está reflejando nítidamente en el faro. Unas cuantas serpentinas empinadas más y estamos solos en este lugar encantador, justo a tiempo para la puesta de sol.

Es una cabra hambrienta en vez de miles de turistas que nos acoge. Julia le da un trozo de la barrita para tomar unas cuantas autofotos con nuestra nueva amiga. Nos tomamos unos minutos para disfrutar del ambiente mágico y del juego increíble de las luces.

Cap Formentor
Carretera Cabra

Casi llegando

Pero tenemos que volver pronto a casa para llegar a la luz del día todavía. Llegamos al alojamiento casi en la oscuridad e invadidos por la fascinación. Hay un silencio reverencial entre nosotros. Necesito un momento para asimilar todas las impresiones de la primera salida y me doy cuenta de que, aunque tenga cinco días de entrenamiento duro por delante, ya después del primer día estoy contento conmigo y el mundo. Y con mi nueva bicicleta también.

De vuelta

Al final, sólo sois tú y tu bicicleta además de la libertad infinita que puedes disfrutar perfectamente bien en Mallorca. Sobre todo a principios de año aprovechas un campo de entrenamiento de varios días para poner la primera pila de la próxima temporada, restableciendo tu forma no sólo en subidas agobiantes y descensos que parecen interminables, pero también gozas las vistas impresionantes y fortalezas la salud mental porque el disfrute no se descuida entre tanto esfuerzo.

La bicicleta

XLITE_Matt-carbon

XLITE

Hecha para gran velocidad en cualquier situación

desde 2999€

XLITE

Cyclestories

Unidos por la pasión

Leer más

Guía de bicicleta de carretera

Leer más