Unidos por la pasión

Una bicicleta, cuatro tipos diferentes de ciclista y gran euforia. Lea, Pia, Thatchai y Robin andan en la nueva XLITE por las carreteras más difíciles de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul al sur de Francia. Las subidas empinadas, las carreteras onduladas y los pueblecitos de montaña pintorescos prometen pasar un tiempo emocionante y desafiante en bicicleta.

La mejor bicicleta para todos

La nueva XLITE encarna la velocidad en todas sus facetas. Sube la montaña volando, baja con estabilidad y es aerodinámica por el viento. Todo lo que necesita una máquina de carreras de estos tiempos, lo encuentras en la XLITE que anima al grupo a ir más allá de sí mismo y a perseguir los KOM.




Vale la pena

La jornada en la región de Sospel va a ser larga y agotadora. El amanecer en el puerto de Menton hace que el cansancio de la mañana desaparezca y todo el mundo siente lo siguiente: no puede llegar a estar más que bien y el esfuerzo merecerá la pena al final.

Se superan a sí mismos

Subidas que te quitan energía y descensos fríos a primera hora de la mañana te complican la vida. Pero el grupo desarrolla a lo largo de sus desafíos. Todos siguen andando hasta que las piernas estén fritas y todos encuentran el tiempo y espacio para el puro disfrute. Contemplan la naturaleza impresionante, se divierten juntos y se animan mutuamente. 

Éxito

Todo el mundo está motivado para ir más rápido y a superarse a sí mismo. Lea lleva al grupo por las llanuras entre los collados antes de que Thatchai anhele la señal del siguiente pueblo. Pia mantiene el ritmo alto después de los sprints e intenta escaparse antes de que vuelvan a estar juntos al pie de la montaña. Todos aprovechan bien el momento y sienten que el sudor y el dolor de los músculos merecen la pena.

Fritos pero felices

El objetivo es disfrutar del puerto de montaña. Juntos, pedalada por pedalada. Juntos recorren los últimos metros de altitud.  El apoyo de la tripulación es único. En la cima del Col de Turini gozan la vista.

Un buen momento

Ir en bicicleta de carretera es una verdadera pasión. Andar en grupo crea un sentimiento de pertenencia. Pasar muchas horas en el sillín e ir al último consolida al equipo. El objetivo común: Pasárselo bien.